Diario de una confinada (día 37)

No computa

A mí me pasa como a la ministra, que con las cuentas me lío. Sobre todo si las hago mal. Es un poco el cuento de la lechera, que yo creo que es lo que nos quería contar y le salió mal porque claro, sólo de pensar en el final pues todo lo anterior queda hecho añicos. Un poco como este país. Que lo ves como el cántaro en la cabeza y todos haciendo equilibrios y ya sabes cómo va a acabar. Es lo que tiene que te lo hayan contado ya más veces.

Yo creo que la ministra tiene que saber. De lo que sea. Porque si no, no estaría ahí. A lo mejor, lo que no sabe es contar. El cuento. Que la escuchaba y yo misma me iba poniendo nerviosa a la vez que ella. Risa incluida. Como cuando sabes que el profe de inglés te va a preguntar y tú ni idea y encima qué pronunciación. Que por más que sepas que lo importante es tener algo que decir, en el idioma que sea, pues nada, que te pasa como cuando en las pelis ponen la musiquita esa que te avisa de que ya puedes ir preparando el grito y luego el susto te lo dan cuando menos te lo esperas, como ahora.

Unos nervios. Que hay que tenerlos de acero para salir a decir lo que dicen y quedarse tan panchos. Yo la verdad es que no entendí nada de lo que decía pero lo comprendí a la primera, que me pasó como cuando Cospedal explicaba lo de en diferido, que yo nunca lo había sospechado pero claro, ellos sí, por eso lo saben hacer. Que a mí me pasaría un poco como lo que contaban de la infanta, que no sé si también era un cuento, que casi tenía que tener en el frigo, sujeto con imanes, lo de las Caimán, y es de comprender porque venga gráficos, venga curvas, venga jeroglíficos y al final todo es de lo más sencillo, que dos y dos casi siempre son lo que son y que muchas veces es mejor empezar por el final. Y no hay más.

Bueno, lo que os quería decir. Que no computa. Sí, como lo habéis leído. No cuenta. Ni suma ni resta. Conjunto vacío. Hueco todo. Este año no computa. Los que cumplís años, los vayáis a cumplir o ya lo habéis hecho, no computan. Al fin, una buena noticia. Hasta mañana. Cuidaos mucho.

Susana Vergara Pedreira

Añadir comentario